ALGUNAS COSAS BUENAS (5)


 

SHUGO TOKUMARU

 

algunas cosas buenas, marta reyero, shugo tokumaru

Shugo Tokumaru

 

Shugo Tokumaru (Tokio 1980) escribe sus sueños al despertar. El joven genio del pop japonés se lanza cada mañana al ordenador para reproducir las melodías irreales que urde su mente cuando duerme, notas que otros músicos interpretan en su cabeza mientras Tokumaru flota inconsciente en la fase REM. La magia sonora de sus creaciones fluye de ese rincón onírico e ingobernable que a esas horas de la vida trabaja con total libertad.

 

Video oficial de Rum Hee , Dir: Michinori Saigo

 

Dicho así parecería que Tokumaru es un discípulo más de la escuela surrealista, de la improvisación y la locura. Sin embargo, lo suyo es fruto de la disciplina y la clarividencia. Pero volvamos a sus sueños. Imagino su apartamento de Tokio invadido por una legión de duendes minúsculos y armados con toda suerte de inocentes artilugios. Son en realidad más de un centenar de instrumentos que él mismo inventa, construye y utiliza en cada uno de sus discos, desde su debut en 2005 con “Night Piece” hasta su más reciente “In Focus?”. Bajo la pátina infantil y revoltosa que envuelve su obra de principio a fin, Tokumaru deslumbra con canciones como Decorate, Katachi y Call y da evidentes muestras de sus raíces beatlenianas en “Ord Gate”, “Shirase” y “Down Down”.

 

Video oficial de katachi Dir: Kijek/Adamski

 

Tokumaru es el gran fenómeno indie de su país. Su secreto ha sido encontrar el encaje perfecto entre la tradición de la música nipona y la innovación que envuelve hasta el más elemental de los productos japoneses; originalidad que en ningún caso está reñida con la belleza y el encanto de sus caprichos melódicos que, una vez descubiertos, se quedan grabados en la memoria para siempre.

 

Video oficial Decorate, Dir: ONIONSKIN

 

Como casi todos los artistas inquietos, Tokumaru tiene otro yo. Gellers representa la otra imagen que le devuelve el espejo. La banda que fundó con cuatro amigos en 2007 tiene una factura más agresiva que el trabajo de Tokumaru en solitario y adopta influencias de la esencia punk de grupos como The Clash y The Blue Hearts.

 

Video Gellers, Guatemala

 

Tokumaru juega con nuestros estados de ánimo y proyecta sintonías para cada hora del día. El milagro japonés nunca descansa.

Bookmark and Share



5 Responses to “ALGUNAS COSAS BUENAS (5)”

  1. Una vez más un descubrimiento de lujo. Gracias Marta!!

  2. Lo mismo digo Marta. Gracias por el descubrimiento nipón.
    Parece ser que a la hora de crear, lo que llamamos realidad no es suficiente y hay que acudir a la despensa de los sueños.
    Según aparece en un artículo de National Geographic el acto de soñar podría mejorar la memoria, estimular la creatividad y mejorar la planificación futura. Me voy a dormir…
    http://www.nationalgeographic.es/ciencia/estudiossugieren

  3. Olga Baudilia Peralta dice:

    Si no existieran los sueños , la vida sería imposible.

    Soñé que soñaba y yo estaba ahí. desperté y, pregunté porqué estaba ahí, la luz me alumbró y me dije qué buen amanecer tuve hoy. Olga Baudilia ,

  4. Olga Baudilia Peralta dice:

    Me encantó la música de los chicos Nipones y la de Guatemala la sentí en el alma. gracias

Deja un comentario