CRISIS DEMENTE I


 

TRABAJAD, TRABAJAD, MALDITOS  WORK, WORK, YOU BASTARDS

 

Acá hay tres clases de gente: las que se matan trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse.

     Here there are three kinds of people: those that kill themselves working, those that should work and those that should die. 

 Mario Benedetti.

 

 

crisis, paro, trabajo, marcos martino

 

Puede que una crítica al [ritmo de] trabajo en tiempos de paro desbocado parezca una provocación o, cuando menos, una frivolidad. Pero no, tiene sentido como lo tiene el paro desbocado, la precarización laboral o el hambre, aunque inverso.

It seems that criticism of [the rhythm of] work in times of rampant unemployment might appear contentious or, at the very least, frivolous. But no, it makes sense as does the growing unemployment, job insecurity and hunger, but in reverse.

 

La deliberada presión a la que está sometida la inmensa mayoría de la población mundial va desde la hambruna, la interminable huida de la miseria o la guerra, hasta el «saqueo financiero e institucional» y sus consecuencias: la explotación, los salarios miserables, el paro y la pobreza. Es decir, una presión que nos mantiene en una permanente y agotadora lucha por la supervivencia. Cada uno en el contexto, más o menos «afortunado», en el que llegó a esta vida, pero deslizándose continuamente hacia el fondo de una fosa fratricida, premeditada en un programa de darwinismo social. Parece ser la mejor solución, aunque sea «inercial», que han encontrado las «élites extractivas» (sinónimo eufemístico de “parásitos” que usan los economistas Acemoglu y Robinson) al problema de la superpoblación y la limitación de recursos, entre otros, partiendo de la premisa de que sus obscenos patrimonios son intocables. Situación, en definitiva, en la que la mayoría de los damnificados no está como para analizar los incidentes macroeconómicos ni la verosimilitud de los procesos, supuestamente democráticos, en los que participa «automáticamente». Como los «robots felices» de Charles Wright Mills que, además, votan según el software de código cerrado que les han instalado y que incluye un simulador de libre albedrío y un salvapantallas narcótico. Así nos va.

The deliberate pressure to which the vast majority of the world’s population is subjected going from famine, the endless flee from misery or war, to «financial and institutional looting» and its consequences: exploitation, miserable wages, unemployment and poverty. It is this pressure that keeps us in a permanent and exhausting fight for survival. Each dealing with his or her lot but still continually slipping toward the bottom of a fratricidal grave, predetermined by social Darwinism. It seems to be the best solution, albeit one of inertia offered by the «extractive elites» (this being the euphemistic synonym of «parasites» used by the economists Acemoglu and Robinson) to the problem of overcrowding and limited resources, amongst others, on the premise that their obscene wealth is untouchable. The situation, in short, is that the majority of the victims do not have the ability to understand and analyze macroeconomic factors or the credibility of the supposedly democratic process, in which they «automatically» participate. Just like Charles Wright Mills’  «happy robots», who vote according to their installed closed-source software which simulates free will and includes a narcotic screensaver. 

 

crisis, paro, trabajo, marcos martino

 

¿Lo crackeamos mientras tomamos una ensalada de citas?

Should we crack it while we enjoy a salad of quotes?

 

Dicho programa es inercial porque responde, en parte, a características de la naturaleza humana; una pulsión inherente a la competencia biológica que nos lleva a hacer acopio de recursos como medio para mejorar, entre otras, las perspectivas de apareamiento. O como decía Oskar Heinroth (1871-1945), padre de la etología moderna: «Tras el aleteo del faisán argus macho, el ritmo de trabajo de la humanidad civilizada es el más estúpido de los productos de la selección intraespecífica». Dicho de otro modo: no es que cuanta más pasta tengas, más folles, sino que, además, tienes muchas más posibilidades de decidir con quién y con cuántos/as, y, si decides dar vía libre a los hijos que el Señor te mande, tendrás recursos para mantener rozagante a la progenie [Julio, campeóóón…]. Con esa zanahoria no hay mejor aliciente, en tiempos de (pseudo-)bonanza económica, para someterse «entregado» a un ritmo de trabajo extenuante, que la promesa de que acabarás obteniendo “superpoderes”. Concretamente, superpoder adquisitivo; pero solo canjeable en «Bazar Asia”. En tiempos de crisis, la amenaza del paro, el desahucio y el hambre funcionan mucho mejor. A qué viene tanto empeño en que vivamos para trabajar creyendo, por ejemplo, que “el trabajo hace libre” como rezaba, cruelmente, el pórtico de entrada al campo de concentración Auschwitz en un dramático caso de manipulación cognitiva.

This program is inert because it responds, in part, to characteristics of human nature; an inherent compulsion to biological competition that leads us to stock resources as a means to improve, among others, the prospects for mating. Or as Oskar Heinroth (1871-1945), father of modern ethology said: «After the mating display of the male argus pheasant, the pace of work of civilized humanity is the most stupid product of intraspecies selection «. In other words: is not only that the more cash you have, the more you fuck, but on top of that you also have more possibilities to decide with whom and how many, and, if you decide to give free rein to the children the Lord send you, you won´t lack resources to maintain the progeny [Julio Iglesias for president…]. With that carrot there is no better incentive, in times of (pseudo) – economic boom, to be «handed over» to a place of strenuous work, where the promise is that you will end up obtaining «superpowers». Specifically, Super purchasing powers; but only redeemable at the Asian Bazaar.»  In times of crisis, the threat of unemployment, homelessness and hunger work much better. Why do we believe that, for example, “Work makes you free” as stated, cruelly, at the entrance portico to the concentration camp of Auschwitz in a dramatic case of cognitive manipulation.

 

crisis, paro, trabajo, marcos martino

 

Dice Chomsky que Greenspan (ese gurú de la codicia patológica), en un alarde de sinceridad aplastante, explicó que el éxito económico estaba ligado a la «creciente inseguridad laboral»; será el éxito económico de quien lleva el timón, será por eso que es bueno trabajar. La deriva que ha tomado en las sociedades occidentales esa necesidad de conseguir recursos para sobrevivir, se ha exacerbado al abrigo de las sucesivas revoluciones tecnológicas, mediante los “medios de manipulación de masas”: es tal la tenacidad de las sirenas publicitarias cantando, que nos acaban convenciendo de que “vender” nuestro irrecuperable tiempo por dinero para acabar endeudándonos con cosas prescindibles es el camino a la felicidad.

Chomsky says that Greenspan (the pathological greed guru), in a display of overwhelming sincerity, explained that economic success was linked to «growing job insecurity»; Surely referring to the economic success of those at the helm, that is why it is so good to work. The drift taken by Western societies towards the need to get resources to survive, has been exacerbated in the shelter of the successive technological revolutions, thanks to the «media of mass manipulation»: the tenacious sirens of advertising singing to convince us that to «sell» our irrecoverable time for money and ending up in debt to acquire expendable things, is the way to happiness.

 

¿Cómo decía Emile Henry Gauvreay?: «Hemos construido un sistema que nos persuade para gastar dinero que no tenemos en cosas que no necesitamos para crear impresiones que no durarán en personas que no nos importan.» Claro que hoy día, cuando la economía se ha convertido en un parasitismo elitista que infecta al cuerpo social, ni trabajo digno, ni salario que permita comprar mucho más allá de lo necesario.

Cerraré este primer capítulo con la paradoja de Rand (así la llamo yo). No quería ver la filósofa ruso-norteamericana Ayn Rand (1905-1982) -autora de “La virtud del egoísmo”, defensora del individualismo y el capitalismo, puede que como rechazo “fóbico” a la Revolución Bolchevique de 1917 que padeció en familia propia- que en especies sociales como el Homo sapiens, su “egoísmo racional” es un oxímoron puesto que, como revelan las neurociencias, la razón interactúa inextricablemente con la emoción y ambas nos mueven a tejer, adaptativamente, una red social de interdependencia y colaboración como estrategia de supervivencia. Y que el desgarro de dichas redes, propiciado por el individualismo egoísta, genera indefensión frente al abuso, sea capitalista, comunista, racista, clasista, etc. Si no, ¿cómo es posible que el que ella calificaba como “[…] en sus principios fundadores originales, el único país moral en la historia del mundo” se haya convertido, supongo que a su pesar, en uno de los más contrarios al bien común, más desiguales* y, por tanto, más inmorales?.

¿What did Emile Henry Gauvreay say?: «We have built a system that persuades us to spend money we don’t have on things we don’t need to create impressions that will not last in people who do not matter to us.» Of course, today, when the economy has become an elitist parasite infecting the social fabric, there is no decent work, nor wages allowing to buy far beyond what is necessary.

 I will close this first chapter with the paradox of Rand (so I call it). The ruso-norteamericana philosopher Ayn Rand (1905-1982) – author of «The Virtue of Selfishness», advocate of individualism and capitalism, which maybe a «phobic» rejection to the Bolshevik revolution of 1917 from which her own family suffered. — didn’t want to see that in social species such as Homo sapiens, its «rational egoism» is an oxymoron because, as revealed by neuroscience, reason inextricably interacts with the emotion and both move us to weave, adaptively, a social network of interdependence and cooperation as a survival strategy. And the pain of such networks, led by selfish individualism, that generates helplessness against abuse, whether capitalist, communist, racist, classist, etc. If not, how it is possible that which she described as «[…] in their original founding principles, the only moral country in the history of the world» has been converted, I suppose that to his regret, in one of the most contrary to the common good, more unequal * and, therefore, most immoral? 

 

crisis, paro, trabajo, marcos martino, unemployment, work

 

Un país, entre tantos, que bien puede responder a la descripción que ella hace en este texto: «Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de aquellos que no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia aquellos que trafican no con bienes, sino con favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos gracias a sobornos e influencias, no por su trabajo, y que las leyes no le protegen contra ellos sino que, al revés, les protegen a ellos de usted; cuando repare en que la corrupción es recompensada y la honradez pasa a ser un autosacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su propia sociedad está condenada.»

A la vista de los hechos, y no solo las crisis económicas (la actual, la de las puntocom, la del 29), sino a los masivos latrocinios de la economía financiera, resulta chocante comprobar cuán adulterada era su percepción del “empresario” como benefactor mundial por oposición a los “políticos saqueadores” que pretenden regular la economía con fines oscuros. Cuando lo que para ella representaba el templo de la prosperidad, Wall Street, no es sino la mayor cueva de ladrones jamás conocida.

A country, among many, that can respond well to the description that she makes in this text: «When they see that to produce, you need to obtain authorization of those who produce nothing; when clearly the money flows toward those who traffic not with goods, but with favors; when it is perceived that many become rich thanks to bribes and influences, not work, and that laws do not protect you against them, but the other way around, protect them from you; when noting that corruption is rewarded and honesty becomes a self-sacrifice, then you can say, without fear to be wrong, that your society is doomed.»

Reviewing the facts, and not only the economic crisis (the current, the dot-com, 29), but to the massive burglary of the financial economy, it is shocking to see how adulterated was his perception of the «entrepreneur» as the benefactor of humanity as opposed to the «looter politicians» who seek to regulate the economy following dark purposes. For her, Wall Street represented prosperity; so far it has been proved to be the biggest cave of robbers ever seen.

*PD: la demostración, con datos, en el próximo capítulo.

*PD: Don´t miss the next chapter with full evidence and data.

Ta puedes leer CRISIS DEMENTE II

 

Bookmark and Share



7 Responses to “CRISIS DEMENTE I”

  1. En esta vuelta de tuerca que nos vuelve tuercamente a la economía del trabajo por alojamiento y manutención, la MENTE de los individuos ES la gran ULTIMA CONQUISTA para quienes ya disfrutan del expolio de los bienes.
    Por tierra, mar y aire somos suministrados agentes adormecedores que nos quieren vestir de gris para colocarnos en filas donde el pensamiento es un equipaje innecesario. Unos-dos-uno-dos.
    Por tierra, los medios de comunicación. Por mar: las líneas hechas en los mapas trazados con reglas por los que se sueñan dueños de todo. Por aire, llámalo drones y sustancias expulsadas a la atmósfera.
    Marcos, una solución quiero. A ser posible que no incluya trabajar mucho…

  2. Trabajar es siempre trabajoso. En las sociedades católicas, con un marcado carácter judeo-cristiano, nos inculcan, nos tienen lavado el cerebro con la idea de que el trabajo te libera… muy al contrario, te esclaviza. Ser un vago no es un valor como tal. Trabajar para sudar sangre para agotarte y no poder mirar ni al cielo con cierta paz, te asemeja como condición, mas al ganado que a un humano. Para vivir no hace falta tanto misterio, creo. Gracias Marcos por este artículo que parece una serie ¿no?

  3. Gracias por vuestros comentarios.

    El misterio, en todo caso, sería: por qué y cómo olvidamos que se trabaja para vivir y no al revés. Ya sé que está muy manido, pero nos llevan en tropel, no ya con la lengua fuera, sino caída hace tiempo, porque somos zombis renqueando hacia un abismo incierto. Nos lavan, desde siempre, el cerebro, sí; tal vez convenga volver a «ensuciarlo» con la VIDA.

    En respuesta, simultánea, a vuestros comentarios diré que llevamos la solución en los genes; lo que el cuerpo nos pide, en determinados contextos nos es reprimido mediante la «inoculación» de determinadas creencias, valores, expectativas, etc. Las pistas, en próximos capítulos. Mientras tanto…

    Carpe Diem

  4. Nano dice:

    Muy bueno, si, muy bueno, esperemos que de esta crisis aprendamos algo, y nos concienciemos de que para mejorar las cosas tenemos que implicarnos. Es demasiado evidente que con la sociedad actual y su régimen (por no decir otra cosa peor), donde realmente se premia al corrupto y diría yo más, es permisivo y hasta esta bien visto, no vamos a ningún sitio, bueno si, al hambre, suicidios, muertes por recortes en dependencia y sanidad, desahucios, corrupción, cuentas en Suiza, robo, estafas, indultos.., con el beneplácito de los gobiernos de turno, sus mafias y como no, con sus amigotes del alma, para que al final ellos se llenen su panza y bolsillos corruptos y se rian de todos en nuestras narices.
    Enhorabuena, un saludo.

  5. Olga Baudilia Peralta dice:

    Todo lo que han escrito, se produce en los países allende los mares, El egoísmo individua,l, la corrupción, el premio al deshonesto, y mucho más ha creado un sistema que sirve a los grandes «señores» tenemos que tomar conciencia, de lo que pasa en la sociedad en general , para podernos comprometer con la humanidad, Debemos trabajar para vivir, no vivir trabajando., no facilitemos su accionar.

  6. Olga Baudilia Peralta dice:

    Esta discusión trae a m i memoria algunas anécdotas , entre otra, los que van a buscar trabajo,,los jovenes dicen ,tenés que ponerte una careta ,ser lo que el otro quiere. la desocupación nos hiere en nuestra potencialidad de productores ,desde la carencia de puestos de trabajo, se incrementa la rivalidad con los compañeros ,Por otra parte desde el poder se generan instrumentos ideologicos para que aceptenos esa situación,QUE SUCEDE ENTONCES , QUE CONTRIBUYEN AL ESCEPTICISMO Y A LA DESNATURALIZACIÓN DEL DESPOJO DE PRODUCTOR ,DE SU VIDA MATERIAL ,DEL ORDEN SOCIAL Y SIMBÓLICO.

Responder a Juan Carlos Pareja