FLUIR Nº2


¡ESPAÑA! RESISTIRÁ AL DESPRECIO Y AL ENGAÑO

 

Ganaderos de Siero (Asturias) denuncian el robo de bañeras en las que beben las reses. ¿Y quién las puso allí? El progreso.

Bañeras que veo criando berros o acumulando agua de lluvia por si las vacas volvieran algún día. Se comunican con los pilones de los pueblos y parece ser que sus noticias tampoco son halagüeñas. Alguno le comentó que el letargo sólo se anima en las fiestas de los pueblos, hacen labores de enfriadores de agua y así el tiempo duele menos mientras las grietas avanzan. Las tinas andan cerca, lo de ellas está más enfocado a los geranios.

 

banera2

Excedente del delirio del progreso 1. ©Virginia Torres

 

¿Qué pensaría una bañera paseando por el Centro Comercial? ¿Pensaría que los platos de ducha son una venganza, el futuro o la resignación? Cómplices del agua compartido y hogar del romance, ¿qué verían en las mamparas de acero inoxidable y sus cristales antigoteo? ¿Fue su tiempo el que se acabó o quizá nuestro no-tiempo acabó con ellas? ¿Pensarían que después de tantos años, este ERE forzoso y limpieza étnica de la porcelana, la loza y el hierro las había hecho justicia? ¿Fue su delito que ocupaban demasiado espacio en el lujo de la vida constreñida? 4.000 años de tradición sucumbiendo a la fibra de vidrio antideslizante y el ruido infame y hortera del hidromasaje.

Y las cintas de casette, 50 años ya…

Y las capas, ¿cómo se recicló aquella lana que ya nadie quiso? ¿Qué pensaría una capa de China y sus exportaciones? Pensándolo bien por lo menos ellas podrían, camino del destierro, infiltrarse por el Leroy Merlín entre gente vestida de astronauta menos sospechosamente que una partida de bañeras y sacar conclusiones. El embozo siempre tuvo sus ventajas a la hora de observar.

A las fiambreras  Magefesa ya las vi en un Museo Etnográfico. Los de usos y costumbres de antaño. También vi fotos pequeñitas de gente en cocinas con fuego de verdad y un baile de formas en los bordes blancos, y una máquina de escribir, y una máquina de coser unplugged, y un libro, y un lápiz sobre una pizarra de tiza y casi presentí también ya al Windows 8.

Entrando en el Museo, a lo lejos, reconocí a los trabajadores del campo, las minas, las fábricas y pequeños empresarios autónomos de este país tan lastrado y extremo. Obreros que no cobraron un despido digno y aún confiaban en tener pensión. Emprendedores que pensaron que sólo el trabajo y sus ideas bastaban.

 

barcaVerde

Excedente del delirio del progreso 2. ©Virginia Torres

 

Y eran invitados a venir para quedarse. Les habían destinado un lugar preferente al fondo a la derecha. Un poco más adelante, los joviales gestores del Museo en prácticas tenían previsto colocar banqueros que habían estado al servicio de las personas,  los que sabían que el dinero les había sido prestado y te aconsejaban desde el aprecio acumulado en toda una vida. Según la planificación éstos iban a estar cerca de los maestros que educaban para hacernos libres, cerca de los políticos que de verdad querían cambiar el mundo, bueno, sólo contaban con uno que tardaría en llegar, caminaba despacio de puro cansancio, sobrecargado por la pena y el bochorno.

Ya en primera fila y de acuerdo al power-point expuesto, había un podio vacío. Aún no había llegado quien allí iba a descansar para más gloria del visitante. Pregunté por curiosidad si estaba por llegar. La chica, en contrato de formación de una ETT,  comentó que hacía días que llamaba diciendo que estaba en camino pero que la gente manifestada en la calle no dejaba avanzar el autobús.

Me acerqué y sólo había una banda tirada en el suelo.

En la banda ponía: ESPERANZA

 

gaviotas

Sólo sabernos libres nos hará libres. ©Virginia Torres

 

P.D. Ortega, ¿qué te pareció el Fluir nº2? Querida, hay siglos que por no saber renovar sus deseos mueren de satisfacción, como muere el zángano afortunado después del vuelo nupcial. (La rebelión de las masas. José Ortega y Gasset )

 

 

 

Bookmark and Share



15 Responses to “FLUIR Nº2”

  1. Querida Virginia. Es muy grato para mi encontrar textos tan llenos de mensaje… de profundo a muy profundo.

    Estoy sorprendido por el metalenguaje que has creado aquí a través de los innumerables «links-sorpresa» que me han hecho vivir una experiencia entre sublime y aterradora.

    Por enésima vez te pido, me des el teléfono de tu camello.

  2. Maite dice:

    Mi muy amada y embañerada amiga! te leo y me tomo un par de segundos para serenar a mis dedos que proclaman a los cuatros vientos su derecho a desmadrarse en replicas e ideas adosadas a tu fluimiento. Aprovecho antes de entrar a hacer leña con el árbol caído, para decirle a JCP que si se sorprendió con tu metalenguaje, ahora con mi verborrea aguda lo va a terminar de fliplar y en colorines y sin necesidad de cambiar de camello…

    Aunque tengo la casi irresistible tentación de dejarme fluir por otros derroteros (esa pregunta a lo ¿Qué pensaría una bañera paseando por el Centro Comercial? me ha dado mucho carrete mental), decía, me libero de esa tentación y me centro en las bañeras con desdoblamiento de personalidad que a pesar de haber nacido para limpiar y asear en un entorno familiar y casero, se las ha obligado a mendigar a la intemperie haciendo trabajos para los que no fueron entrenadas. Tareas vejatorias para las que nadie las advirtió. Nadie jamás las dio a entender que sus vidas iban a ir más allá de sentir los pies y culetes enjabonados, pedetes pomposos escapados de puro sin querer o hermosos y cálidos polvos pasados por agua perfumada a la luz de las velas… y me pregunto si esos trabajadores del campo y de la mina, y de la fábrica, y de ideas geniales que emprendieron en mal momento… me pregunto si no se sienten como estas bañeras…

    Como me ves me pregunto mucho y no doy respuesta porque necesitaríamos semanas para dar rienda suelta a tanto pensamiento… me centro, ea, o eso, por lo menos, intentaré. Te decía de esas bañeras, victimas que se las ha robado su propio victimísmo porque parece que son los ganaderos quién hacen gala de él, y lo más asombroso de todo, parece que ayuntamientos y prensa se hacen eco de tan descomunal desgracia… curioso que nadie les plantee a estos ganaderos que puede que esta sustracción sea una buena oportunidad para instalar abrevaderos más ecológicos que no degraden tanto sus pastos, curioso que el ayuntamiento no aproveche el suceso para atender iniciativas más sostenibles y bellas y así salir en la prensa como localidades modelos..

    Ahhhh, la vida, o la gente, que la pobre vida no tiene vela -o bañera- en este entierro… esa gente indignada de pura afectación, de pura impotencia porque tienen que comprar nuevas bañeras y nuevas alambradas… y encima, los hurtadores (digo bien, que parece que esto no se les puede llamar ladrones porque el acto en sí no llega a la dignidad de robo y semejante osadía se resume en hurto con alevosía) no son vándalos que se las llevaron a modo de protesta para hacer con ellas bonitos huertos urbanos o jardines de aromáticas en un balcón… no, son canallas que se las llevan para venderlas y sacarse unos cuartos para que sean fundidas y reutilizadas dios sabe en qué… a dónde vamos a llegar en un país dónde uno ya no puede tener saneamientos y electrodomésticos abandonados en la puerta de su casa! y encima tener que pasar por tonto porque la perra gorda por el hierro, se la llevó otro…

    Pero sí, yo también me acerqué y sin tener que ponerme las gafas pude leer: esperanza.

    • … esto ya no es sorpresa Maite, ya viene siendo una costumbre.

      No te conozco pero parece que tu a la de la bañera si.

      Quiero hacerte una propuesta: ¿Podríamos quedar los tres y me habláis en directo sobre vuestro proveedor?. Veo incluso que hasta podríamos hacerle una visita y tras el business, tomar unas cañas, os invito. Piénsalo, no parece mal plan.

      ¿Es enrollao el tío o no?.

      • ¿Es enrrollao el tío, Maite? Ja ja…. ¿Es un hombre? ¿Hay un proveedor? ¿Hay sustancia?… Todo preguntas… ¿Qué es? ¿Tú sabes?
        Lo de las cañas sí que sonaba bien…

      • Maite dice:

        Buenos días Juan Carlos, pues mira, al camello hace siglos que no lo visito. Un buen día, de tal cuelgue lingüístico me quedé colgada de forma crónica en la parra del verbo… soy deslenguada crónica y adicta a la tecla. Los párrafos me los devoro de palabra, obra y hasta por omisión… soy insaciable del pensamiento hablado y/o escrito y/o algo peor… pero acepto mi destino con tal ausencia remordimiento que has yo me asusto…

        Veo que sí, que estás acostumbrado a estos manejes y que bien sabes que nada como unas cañas para acallar las bocas más insaciables… buen plan. Y si tu invitas al bebercio, yo pongo la casa, la de Las Negras que el cerro me chivó que tenemos algún cariño más en común a parte de Virginia… no sé para cuando pisaré suelo patrio pero cuando lo haga volveré a recordar esta amenaza,

        abrazos,

    • Maite querida, has elevado mi artículo al cielo de la reflexión, qué deditos desfrenaos los tuyos… Me encantó.

      ¿Le damos una vuelta más? ¿Sabes de qué se quejaban los ganaderos de verdad? No era por el robo de las bañeras…, no, y aquí es donde está el culmen de la indignidad para las bañantes, era porque les rompen las alambradas… Triste, ¿eh? ¿Es ahí dónde acabaremos si no gritamos NO? ¿En trabajos esquineros donde nos de la sombra todo el día, infravalorados, desposeídos de nuestros talentos individuales? Yo estoy llena de Esperanza, sé que somos muchos, que silenciosos o no… sabemos que esto no puede durar, que todo pasa, que somos libres, que tenemos las armas de la imaginación y el amor que sentimos hacia nuestro mundo y todo lo que cabe dentro, sólo hay que saberlo y vivir desde ahí.

      Gracias infinitas por enriquecer tanto mis palabrillas.

      • Maite dice:

        Ay ya yai, eso me pareció entender, que toda la rabieta era por las alambradas y por la desfachatez de que alguien saque cuartos a costa de sus cosas. Una y otra vez nos topamos con el ombligocentrismo mal concebido de quién aún no se enteró de cual es el plan… ok, ok, puede que no haya plan, cierto, puede que cada cual mueva el culete a su antojo cosa que me parece maravillosa y no seré yo quién saque faltas a pompi ajeno… pero la estupidez no siempre es innata, mucha es educacional, heredado o simplemente cultivada desde el abandono. Puede que tengas que salir como los antiguos predicadores, pero en lugar de biblia en mano e intimidando con los fuegos del infierno pues tengamos que hacerlo de otra manera, concienciando del daño de la contaminación .. y no porque seamos niños malos que nos estamos cargando el planeta, eso es tonto. Por egoísmo, por puro egoísmo: porque la contaminación produce cáncer antes de tiempo, y mata y envenena desde ya. Cada vez hay más abortos en mujeres, más cánceres prematuros… cada vez la palmamos antes y dejemos al planeta que de cosas peores ha salido adelante: progresemos en positivo por nuestro bienestar y el de nuestros pimpollos… cuánto por hacer!!!

        Besos!

  3. Luismi dice:

    Si es que mira que sois… no se os puede juntar ni por la red… Yo sólo puedo aconsejar a Juan Carlos en una cosa…

    Si las juntas y te pones enmedio… «AGARRATE LOS MACHOS»

    Eso si… también te digo que te quedarás prendado de dos personas que irradian su propia luz, alegría y desde ese momento te «enamorarás» de sus espíritus…

    Yo los disfrute durante años… y ahora por esta «jodía» vida que siempre te aleja, me tengo que conformar con seguir disfrutándolas vía Internet.

    Os quiero preciosas!!! Mil besos a las dos!!!

    • Luismi, ahora sí que se va completando la fiesta!!!
      Hmmm, no te pillo en lo que comentas en el artículo, «la parte de agarrarse los machos». Ja.. ja… y para luz, la tuya, de estadio de fútbol del…. Madrid era ¿no? Ja, ja… Gran beso, amor. Gracias siempre!!

    • Maite dice:

      Me cachis Luismi! qué cosas más bonitas dices! pa’majo tú lindura de mi alma!

      Pero como todo hay que decirlo, pues sí, o es pues no? uff, que me lío. Que yo tampoco sé que es eso de agarrarse los machos … no habrás querido decir los nachos? los nachos San Fernando que nos zampábamos a dos manos con salsa guacamole? es eso? agarrarnos al guacamole? chico, me he perdido, debo de estar espesa porque eso de agarrarse a los aguacates no me suena nada de nada pero ea, no me hagas caso que cuando tú lo dices así será…

      En cuanto a la jodi’a vida pues discrepo. La culpa no es de la vida que la pobre no tiene vela en este funeral, el jodi’o, el que es jodi’amente retorcido en su joderismo es el Scotty que no suelta ni prenda de los planos de la teletransportación que mira tú que bien nos iba a apañar a todos. Bueno, a todos menos a las fuerzas armadas que ya no podrían guerrear a gusto porque para cuando lleguen con los tanques y el napal la gente se piró al Caribe a tomarse un par de roncitos al sol… y, por supuesto, a las compañías comerciales de vuelos .. ja! se acabó eso de viajar con la maletita de 22 kilos y el bolso de mano… y mira tú por donde los vaqueros ya no tendrán que poner nuevas alambradas porque los saneamientos abrevacionistas podrán desaparecer para siempre así, zas, casi por arte de magia:-)

      y que decir, que si tuviéramos el teletransportador a mano ya estaba yo sacando ese par de aguacates que tengo en el frigorífico y a la que nos comemos los nachos nos explicas eso de agarrarse los guacamoles:-D

      Besos requeteguapo! Yo también te queiro

  4. Olga Baudilia Peralta dice:

    El que espera desespera. Donde hay vida hay esperanza, Bueno estuvo lo de las bañeras, pero desde mi tierra tengo mucho que agregar y todas palabras nuevas, agrotoxicos, fumigación, megaminería a cielo abierto,glifosato , trangénico, y muchas mas, y la principal, lo que el viento se llevó , pero la justicia va perdiendo el miedo y el viento lo traerá . HAY ESPERANZAS,.

Deja un comentario