¿DE DÓNDE ERES? (10)


 

DANH VÖ

 

Salir de una juventud transcurrida “errando entre las tinieblas”. El niño prófugo Danh Vö que se fue del Vietnam de posguerra en un barco con su familia, encontró la paz en el arte.

 

DanhVo, RiccardoGianmminola, arte, arte contemporaneo, IndieColors, vietnam

 

Danh Vö nació en la isla evacuada de Phú Quôc en 1975, el año de la caída de Saigón (Vietnam). Allí, junto a otras 20.000 familias, fue confinado tras la victoria del partido comunista. Cuatro años más tarde, el padre de Vö consiguió construir una precaria embarcación de madera lo suficientemente grande como para transportar a cien personas. Con ella pensaban alcanzar los Estados Unidos. Se hicieron a la mar. La desesperación podría haber terminado en tragedia si un carguero danés no los rescata en mitad del océano y los traslada a Dinamarca, donde la familia obtiene asilo.
En una entrevista Danh Vö afirmó “Llegué a Dinamarca cuando solo tenía cuatro años, y no sé muy bien porqué pero no tengo ningún recuerdo de Vietnam. De alguna manera ese país es un lugar exótico para mí. Llegó a mi conciencia a través de las historias que me contaban mis padres y hermanos y todo empezó a adoptar una forma de fantasías porque carezco de esas imágenes.”

 

DanhVo, RiccardoGianmminola, arte, arte contemporaneo, IndieColors, vietnam

 

Se convirtió en artista relativamente tarde. “La mayor parte de mi juventud anduve errando entre las tinieblas, por decirlo así. Y todavía lo sigo haciendo. Pero ahora soy más consciente de ello. Nunca fui una persona o un artista que empieza por un concepto y después lo ejecuta. Para mí, aventurarse a través de experiencias empíricas es la mejor forma de avanzar”.
Danh Vö se formó en la Städelschule de Fráncfort. Más tarde obtuvo una beca para estudiar en la residencia de Villa Aurora en Los Ángeles (Estados Unidos).

 

DanhVo, RiccardoGianmminola, arte, arte contemporaneo, IndieColors, vietnam

Chandelier from the former ballroom of the Hotel Majestic, Paris

 

Para entonces ya tiene armado su discurso, que le devuelve hacia el pasado y le confronta con lo inútil. Por ejemplo, en la instalación “Chandelier from the former ballroom of the Hotel Majestic, Paris” desmonta una lámpara de araña que representa la que en 1973, tras cinco años de negociaciones, iluminó la Conferencia de París, que buscaba un armisticio en la guerra de Vietnam. El tratado de alto el fuego se firmó y casi al mismo momento ya se había incumplido. Un pacto hecho piezas. Trozos de un objeto inútil.

 

DanhVo, RiccardoGianmminola, arte, arte contemporaneo, IndieColors, vietnam

We the People

 

Lo fútil, lo fallido, la emigración, los movimientos transnacionales y la relectura de la identidad de su familia son goznes del trabajo de Danh Vo. En “We the People” replica la piel de cobre que recubre la Estatua de la Libertad y la muestra seccionada en 300 finas piezas que dispersa por 15 países. Una suerte de emigración forzada. Y en la obra “Tombstone for Phùng Vö” instala una lápida funeraria en los jardines del Walker Art Museum (Minnesota, Estados Unidos) en la que se lee: Here lies one whose name was writ in water, que será colocada en la tumba de su padre (Phùng Vo) en Dinamarca cuando muera. “Aquí yace uno cuyo nombre fue escrito en el agua”. Vestigios del pasado.
En sus instalaciones, esculturas, fotografías y obras en papel–sobre todo en sus primeros trabajos– suele recurrir a sus orígenes y vivencias que luego imbrica en un tejido de referencias culturales, sociales e históricas. Su práctica suscribe la célebre frase de Picasso “Yo no busco, encuentro”, en el sentido de que sintoniza con objetos, documentos, obras de arte, referencias y otros materiales que abarcan milenios y que encuentra gracias a los viajes y a la movilización de una red de distintos colaboradores entre los que se encuentran anticuarios o especialistas de diversos ámbitos.

 

DanhVo, RiccardoGianmminola, arte, arte contemporaneo, IndieColors, vietnam

 

La mayoría de sus proyectos están relacionados consigo mismo: su identidad, sus deseos, su vida personal. En una entrevista contestando a una pregunta sobre qué significado tiene por él lo privado afirmó: “El pensamiento dominante que divide lo privado y lo público en una noción dualística no tiene nada que ver con mi forma de pensar. Son como gemelos siameses totalmente dependientes el uno del otro. Si nos fijamos en la mayoría de las leyes de inmigración creadas en los últimos años en casi todos los países de la Europa occidental, veremos un muy buen ejemplo de un elaborado control gubernamental de la esfera privada. Por ejemplo, los países tienen restricciones sobre cuándo puedes traer a tu esposa desde otra nación. Esto es mucho más que una institución pública interfiriendo en temas privados”.
A través de un enfoque empírico pero no deductivo, el artista establece conexiones entre objetos e ideas que abren otras posibilidades de mirar, coleccionar, presentar e implicar nuevos sentidos que trastocan el discurso histórico hegemónico. El lenguaje y la sexualidad operan como elementos de transición entre el deseo, la emoción estética y la interpretación crítica, mientras que el eros, la religión, la historia y la política se confrontan y subvierten unos a otros en sus piezas.

.

DanhVo, RiccardoGianmminola, arte, arte contemporaneo, IndieColors, vietnam

Banish the faceless/Reward you grace

 

En su proyecto para el Centro de Arte Reina Sofía, “Banish the faceless / Reward your grace” (Destierra a los sin rostro / Premia tu gracia), Vö presenta una serie de objetos aparentemente inconexos, algunos de ellos adquiridos por el propio artista para la ocasión, entre los que figuran un gran número de fósiles de mamut, un Cristo de marfil del siglo XVII, una estatua romana ensamblada a una talla gótica francesa de una Virgen con el Niño, y un embalaje de cartón pintado con pan de oro. Acompaña el conjunto una carta de un misionero francés del siglo XIX, escrita la víspera de su ejecución y transcrita por el padre del artista, Phung Vö, el cual, como no sabe francés, copia las letras como si fueran formas. Phung Vö ha realizado centenares de copias manuscritas de esta carta, que han sido expuestas y coleccionadas por instituciones artísticas de todo el mundo.
No hace mucho, Benjamin Buchloh escribía en Artforum a propósito del trabajo de Danh Vö: “Atravesando literalmente fragmentos de estos objetos e imágenes en actos que se dirían de destrucción y vandalismo, estas fusiones alegóricas lloran al mismo tiempo la muerte de las promesas perdidas del eros y el ágape que encerraban sus objetos caídos, promesas que han desaparecido por completo del mundo contemporáneo”.

 

 

Bookmark and Share



Deja un comentario