¿DE DÓNDE ERES? (7)


 

MATTEO GUIDI

 

Matteo Guidi. El gesto de preparar la comida como herramienta para estar en contacto con nuestras raíces, también si estamos privados de nuestra libertad.

 

Matteo Guidi, ¿de donde eres?, riccardo guiamminola, indiecolors, arte, cocina

 

¿Cómo una persona puede no olvidar De donde es si es obligada a vivir en un espacio cerrado que limita su libertad de movimiento y de acción como es la cárcel? ¿Cómo puede mantener su identidad, sus raíces, el recuerdo de la vida “en libertad”?

La comida, que tanta importancia tiene en la cultura del Mediterráneo, es una herramienta increíble para estar en contacto con nuestra vivencia a través de los recuerdos de los gestos, los sabores y los momentos de sociabilidad relacionados a los actos cotidianos de cocinar y comer.

Cooking in Maximum Security es un proyecto de investigación desarrollado combinando el arte y la antropología social y diseñado para ser implementado en diferentes cárceles de todo el mundo. CMS basa su potencial en una lectura social y humana de los » cooking methods » que generan los internos con los mínimos recursos existentes en su entorno.
Fue concebido en 2009 con un grupo de reclusos de una cárcel de máxima seguridad italiana y desarrollado con los prisioneros de diferentes instituciones penales, centrándose en los métodos culinarios que permiten los limitados recursos disponibles que se encuentran dentro de las celdas. La fase 1 del proyecto fue desarrollada en Italia, mientras que la fase 2 está siendo desarrollada actualmente en España.

 

Matteo Guidi, ¿de donde eres?, riccardo guiamminola, indiecolors, arte, cocina

.

La persona que ha concebido este proyecto es el artista italiano Matteo Guidi que en una entrevista afirma: “La idea de poder mezclar las ciencias sociales, la antropología social, y lo que yo considero que es una manera de desarrollar un proyecto artístico, me encanta. La idea de poder intentar investigar microcosmos, espacios cerrados, microsociedades o prácticas de una comunidad trasversal me interesa mucho.”

A pesar de la libertad que le da el arte, Guidi se decanta por estudiar espacios privados de libertad. Un ejemplo de ello son las prisiones de máxima seguridad de Italia. Porque para Guidi, el proceso de perder la libertad es equiparable a una regresión temporal: “Entrar en la cárcel es como volver a ser niño, te quitan una serie de cosas que te identifican como ser adulto. Cuando eres adulto te puedas afeitar tranquilamente o encender un cigarro. En una cárcel no te dan ni una cuchilla, la tienes que pedir y la devuelves. Igual que con el mechero”.

.

Café taleguero, dur. 3’21″, 2015

.

El origen del proyecto Coocking in Maximum Security fue, como reconoce Matteo Guidi, fruto del azar: “Entré sin idea de lo que hacer, el primer año, 2008, sobre todo. Entré porque me pidieron impartir un ciclo sobre un tema que a mí no me pertenece, la semiótica, y de ahí comencé a especular con ellos sobre la cafetera. Me dijeron de hablar sobre semiótica y, con lo poco que sé, comencé a hablar de signo y símbolo, significado y significante y a hablar buscando un territorio común, el día a día. Porque lo común es un punto importante, la cafetera, al igual que está dentro de una celda, se encuentra dentro de mi casa”. Pero, a pesar de empezar con un curso de semiótica, Guidi tenía claro que había que dejar constancia de su colaboración con las prisiones italianas. El artista ya concebía el libro como una herramienta para llevar a cabo su idea: un manual donde los utensilios de cocina, descritos e ilustrados en detalle, son el hilo conductor con un énfasis especial en su construcción y usos.

Pero a pesar de la sencillez del lenguaje de la comida, esta sigue resultando de gran importancia para los internos, ya que es de los pocos elementos que es capaz de acercarlos a su casa: “Si yo soy capaz de reproducir el pastel que siempre se ha comido en Sicilia, de alguna manera, esto me hace sentir más cercano a mi zona, donde he crecido y a mi familia. La comida es una manera de continuar relaciones familiares muy fuerte. Porque el momento en el que la familia se reúne es durante la comida”.

 

Matteo Guidi, ¿de donde eres?, riccardo guiamminola, indiecolors, arte, cocina

.

La pasión que muchos prisioneros nutren para cocinar es también una herramienta para la redención y la formación de una nueva identidad. Hombres de contextos socio-culturales patriarcales, donde las diferencias de género están fuertemente delimitadas a través de una división clara de las tareas, hombres que nunca habían puesto un pie en una cocina antes, ahora tienen inventar espacios culinarios, métodos y herramientas. El hecho de cocinar reposiciona la figura masculina «tradicional» a través de una transformación del papel y los valores tanto dentro de la familia y el mundo penal, donde ciertas categorías conectados al género por lo general tienden a exacerbar los mismos. Cocinar y compartir una comida (a menudo el cocinero invita a otros internos en su celda) se convierten en actos de construcción y desarrollo personal, que implican muchos aspectos diferentes del ser humano: psicológicos, sociales, culturales, emocionales y relacionados con la identidad.

.

Ensalada Rica, dur. 6’35″, 2015

.

Cocinar en la cárcel se convierte en un medio para recuperar la dignidad y un espacio social entre la comunidad de la prisión e, inevitablemente, también provoca un reposicionamiento dentro de la familia de origen. Es precisamente de la familia, especialmente los miembros femeninos, que se ha solicitado el apoyo, ya sea en términos de materias primas, el dinero para comprar ciertos alimentos y herramientas, o recetas e información relativa a la preparación de platos tradicionales de la familia.

 

Matteo Guidi, ¿de donde eres?, riccardo guiamminola, indiecolors, arte, cocina.

Además, en Italia, a diferencia de España, las cárceles no tienen comedores. Los internos comen en su celda particular y, según el código penal, tendrían que tener un aislamiento nocturno. A pesar de ello, los internos pueden pedir su hora de sociabilidad. Esto significa que un preso puede visitar a otro preso en una celda dentro de unos horarios preestablecidos (normalmente entre las seis y las ocho de la tarde). Es frecuente que estas horas sirvan para compartir, entre otras cosas, la comida.

Después de todo, la comida es de los pocos espacios de libertad que se pueden encontrar en una cárcel. Matteo Guidi considera que la cocina es una herramienta para romper con el fuerte control que sufren los internos en su día a día: “Creo que es importante la opresión de la expresión personal y la opción de elegir en tu día a día. Vivir bajo una vida mecanizada y bajo un nivel de control fuerte provoca que se necesite un escape. Pero con la cocina pasa que tú me das algo, pero yo lo quiero comer así. Y esto es una forma de expresar el propio pensamiento”. Además, Guidi considera que, más allá de la posibilidad de expresar el propio pensamiento, el acto de cocinar también conlleva un gran componente simbólico: “También hay la gran libertad simbólica que se exprime a través de una estratificación de los valores simbólicos que este acto te da. Cocinas tu propia comida y no coges la de la institución, sino que casi la rechazas”.

.

Pastel de chocolate, dur. 8’21″, 2015

.

Lo que el libro de Coocking in Maximum Security recopila es un proceso creativo de carácter social: “Es una relación personal, es la relación con el objeto. Por esto cuando hablábamos de cocina me interesaba que el trabajo que estábamos haciendo pudiera terminar dibujado, no fotografiado. Todas estas herramientas que ellos se construyen las ha dibujado una persona. Es decir, ¿qué tengo en mano? Un bolígrafo negro. ¿Qué puedo hacer con esto? Lo que quiera. Hasta el punto en el que puedo transformarlo en una herramienta de cocina. Es la relación hombre objeto. Al objeto le puedes dar varias interpretaciones”. Porque un objeto es capaz de describir el espacio que habita y aquellos que hacen usó de él. Incluso a quienes buscan la libertad en la reproducción de una rutina cálida con sabor a casa.

El objetivo de Matteo Guidi es continuar con esta investigación a través de la formación de grupos de estudio en diferentes países.

Después de la primera investigación que condujo a la producción del «libro de cocina» y de la segunda investigación que también será finalizada en una publicación de libro, Guidi desea extender la investigación, tanto metodológicamente que temáticamente, mirando en el impacto social en el territorio, incluida la investigación sobre como los alimentos y las prácticas culinarias en la prisión pueden permitir una redefinición psicosocial por parte de los internos.

Y con eso no olvidar De dónde son.

Bookmark and Share



One Response to “¿DE DÓNDE ERES? (7)”

  1. Mariana la boluda, Matteo io sono in Arshentain dice:

    esa fotito fue sacada por la que modestamente suscribe y era MI ALMA-CEN…que prolijamente convivia debajo de MI litera……
    Matteo io sono in Arshentain…..

Deja un comentario