FLUIR Nº 5 SAN VALENTIN


EL AMOR POSMODERNO, OBSOLESCENCIA PROGRAMADA POSTMODERN LOVE, PLANNED OBSOLESCENCE 

                                                                                  Si una persona ama sólo a otra y es indiferente al resto de sus semejantes, su amor no es amor, sino una relación simbiótica o un egoísmo ampliado.

                                                    If a person loves only another one and is indifferent to the rest of their peers, their love is not love, but a symbiotic relationship or an expanded selfishness.

Erich Fromm

 

 

El amor posmoderno, obsolescencia programada

Vigilia. © Virginia Torres

 

El amor posmoderno en la era digital tiene la obsolescencia programada del peor frigorífico. En la vertiginosidad de la sociedad de la globalización las relaciones serias nos frenan, queremos estar conectados no relacionados. «El amor en la posmodernidad es una utopía colectiva que se expresa en y sobre los cuerpos y los sentimientos de las personas, y que, lejos de ser un instrumento de liberación colectiva, sirve como anestesiante social. El amor de la sociedad de consumo es un «Sálvese quien pueda» en el que las personas en lugar de aspirar a una unión eterna chocan entre sí», en palabras de Coral Herrera Gómez . La sociedad de consumo ha encadenado al amor espontáneo a sus herramientas de dependencia, de conexión constante, de wedding planners, mediadores matrimoniales y finalmente, divorcios express.

El individualismo triunfa en los envases de los supermercados, el anonimato en las ciudades y la presencia hiperbólica en las redes. Estamos más conectados al exterior y más desconectados del interior. No hay propósito o intención, y sí mucho de subirse a un árbol y exclamar » Quiero una mujer/hombre!» al más puro estilo Amarcord, y Google mediante.

Postmodern love has the planned obsolescence of the worst refrigerator. In the speedy globalized society, serious relationships bore us, slow us down, we want to be connected but unrelated. «Postmodernity love is a collective utopia expressed in and upon the bodies and the feelings of the people, and that, far from being an instrument of collective liberation, serves as social anesthetic.  Love in the consumer society is an «every man for himself» in which people rather than aspire to an eternal union collide with each other», in the words of Coral Herrera Gómez.

The truth is that our consumer society has chained spontaneous love to its tools of dependence and routine, contstant conection, wedding planners, marriage mediators and finally, quickie divorces. Individualism triumphs in supermarkets shelves, anonymity in the cities and hyperbolic emoticons in the networks. We are more connected to the outside and more disconnected from within. There is no purpose or intention, and a lot of «I want a woman» (or man) in the Amacord´s style, only that there is no tree but Google instead.

 

 

El amor posmoderno, obsolescencia programada

Atardeceres constantes. © Virginia Torres

 

Ya no necesitamos una pareja para toda la vida, más bien parejas IKEA. Necesitamos amores fugaces que no embarren, que escriban en nuestro muro de Facebook o nos etiqueten, y se dejen de rebuscar demasiado allí donde la desnudez es demasiado sincera y empezamos a ser nosotros, con nuestros pies descalzos.

La infantilización de la población, el narcisismo standarizado, las necesidades actuales de emociones fuertes y la afirmación de la igualdad de la mujer en términos masculinos, son el caldo de cultivo de unas estructuras emocionales que le dan prioridad a un tú y yo light, a la atomización, en lugar de a un nosotros colectivo y fuerte que pueda hacer frente a las responsabilidades sociales  y personales de los individuos, entre ellas su felicidad individual y compartida. Al mismo tiempo, las relaciones cada vez son más públicas. Mini partículas de amor fast expuestas al ojo público. Amigos, conocidos y desconocidos de las redes están al corriente de lo que antiguamente se dirimía en encuentros privados, cartas que se guardan en cajitas… Todo está ahí: vídeos, fotos, mensajes y planes virtuales.

We no longer need a partner for life, we welcome IKEA relationships. A fleeting love that is not muddy, that writes in our Facebook wall and does not rummage too much where nudity is too sincere and we began to be us bare feet.

The infantilization of the population, the standard narcissism, the current needs of strong emotions and the affirmation of the equality of women in male terms, are the breeding ground of emotional structures that give priority to a light YOU and I, and its atomization, rather than an collective and strong US who can deal with individuals social and personal responsibilities, including their personal and shared happiness. Atomized but increasingly public, everything about the relationships is exposed: vídeos, photos, messages & virtual plans.

 

 

El amor posmoderno, obsolescencia programada

Encadenados. © Virginia Torres

 

Históricamente, tanto la iglesia como el Estado han soñado con esta individualización que prevenga una consciencia colectiva y han sido los medios de comunicación y las tecnologías quienes finalmente han favorecido que, desde el ordenador o desde el sofá, se viva de forma paralela a la realidad tangible convencidos de ser actores en ella, ya sea participando en acciones o en llamamientos digitales que luego no trascienden a la arena propia. Igual ocurre con las relaciones, ya sea la amistad o el amor se dan sin olerse, sin rozarse, sin sentirse, enfundados en mensajes telegráficos y básicos emoticones amarillos.

El amor romántico o la tribu han pasado a ser el UNO y, la soledad se ha convertido en la gran enfermedad de nuestro siglo. Una soledad profunda de la que no somos conscientes, picoteadora compulsiva de cuerpos y nombres, buscadora incesante del último paraíso hecho a medida y amantes filtrados, bajo una noción de felicidad que solo alivia los abismos existentes entre dos seres humanos de forma momentánea.

Historically, both the Church and the State have dreamed of this individualization that prevents a collective consciousness. Finally, have been the media and I.T. who have favored that. From the computer or the couch, we are getting used to live in parallel to the tangible reality, feeling  informed and convinced of being part of it because we respond to networks callings and social actions that do not transcend their own arena. Same  case with relationships, either friendship or love are formed with no smell, no rubbing, no feeling.

Romantic love and the tribe have given way to the birth of the “one”. Loneliness has become the greatest disease of our century. A deep loneliness of which we are mostly unaware, compulsive searcher of bodies and names, seeking for the latest ready-made paradises, filteres lovers and a notion of happiness that only relieves the existing abyss between two humans momentarily.

 

El amor posmoderno, obsolescencia programada

Tatuajes. © Virginia Torres

 

Tal y como lo expresa Coral Herrera en El rincón de Haika, en  el amor es una religión postmoderna individualizada ante el desgaste de las utopías colectivas y políticas. Y es que, hemos comprado un amor que como todo lo demás en el mundo de las ilusiones nos hace dependientes al poner cara a nuestra esperanza de ser salvados. Aunque solo sea por un rato.

En esta cultura en la que todo lo bueno ha de venir del otro lado de nuestra piel, una de las grandes responsabilidades que tenemos en la vida, nuestra felicidad, la delegamos en medios efímeros y pronto love para acabar, aún hoy, volviendo a Bukowski: «Hicimos el amor. Hicimos el amor en medio de la tristeza».

As Coral Herrera Gomez points, postmodern love is an individualized religion following the wearing off of the collective and political utopias. And this is what we bought. A love belonging to the world of illusions that makes us dependent and convinces us that someone will embody our hope to be saved. Even just for a while. 

In this culture where everything good has to come from outside of our skin, one of the great responsibilities that we have in life, our happiness, is delegated in ephemeral expectation and pronto love to end up, even today, returning to Bukowski: «» We made love. We made love in the midst of sadness». 

.

Idiots. ©Big Lazy Robot

 

De interés:

Regalos San Valentín

Libros para saber más sobre el amor

Of interest:

Saint Valentine gift ideas

Bookmark and Share



2 Responses to “FLUIR Nº 5 SAN VALENTIN”

  1. AMOR es un bella palabra, y su acción es poder cuando se ejecuta desde el corazón y con limpieza.
    AMOR en esencia, es una noble arma para usar día a día que nos proteje y transforma lo más insospechado. Un poder que todavía no se conocen sus límites.
    El anhelo de amor embotellado y etiquetado es lo que produce soledad y tristeza.

Deja un comentario