FLUIR Nº6


 

GALLARDÓN DESTARTALADO

 

ministro de Justicia, rajoy, gallardon, china, ley, aborto, ley del aborto

Naufragios evidentes ©Virginia Torres

 

Mientras en Madrid se producía un aborto de carrera potencial a la jefatura del Estado tras un parto difícil y fuera de toda Ley de Plazos concebible, en una plaza de un pequeño pueblo castellano se procedía al aborto de los planes de la naturaleza con respecto a unos árboles. Estas dos situaciones aparentemente sin conexión tienen un fondo común relacionado con su naturaleza excremental.

En el primer caso, tras múltiples deposiciones y disposiciones legales del Ministro de Justicia, se despertó a la Momia para que hablara. Y la Momia se manifestó con su pulgar mirando al suelo. En el segundo caso, tras múltiples deposiciones orgánicas de los pájaros de un pueblo el alcalde, también con síntomas de parálisis intelectual, vio que otro pulgar de «No» era necesario para evitar los proyectiles que bajando de los árboles acababan marinando los coches aparcados debajo.

 

Dos abortos que responden a un clamor popular ¿o no?

En el caso del señor Gallardón, bien podría parecer que ha sido una respuesta ante un pueblo en armas pero tiene toda la pinta de que alguien susurró al oído del que practica el Arte de hacerse el muerto, que diera un brote vigoroso y salió por ahí. La paradoja es que esta reforma de la Ley del Aborto, que ha quedado tirada como una colilla, era lo único que la momia plasmática iba a cumplir de lo presentado en su programa. No contaban con que las mujeres se subieran a un Tren de la Libertad y el susurrador le dijo a su cliente Rajoy que ese tren mejor dejarlo ir.

 

 

En el caso de los árboles, el pueblo primó los cristales y las chapas de sus coches sobre aquellas presencias majestuosas y sus sombras. En este caso, el único que ha ganado, en realidad, es al que le han encargado un jardín japonés sustituyendo a los robles. A él, que le dijeron que en Castilla no iban a funcionar las rosas entre piedras.., mira, apostó por un negocio oriental en la gélidas tierras y triunfó. Dos finales diferentes para dos delirios.

 

Alfafa de la China

A la vista de los acontecimientos los excrementos y las Momias tienen mucho peso.

A la Momia de Madrid la despertaron antes de llevarla a hacerse la foto a China. Salió en un apretón de manos que ha conseguido vender mucha alfalfa española y sólo ha costado una reforma exprés de la Ley de Justicia Universal. Archivadas las causas contra el país del gatito que mueve la pata, todo fueron halagos al comunismo del injerto que claro, no es nada bolivariano.

A otra Momia, la de Guardamar del Segura en Alicante, sus fotos le costaron el puesto al sepulturero al colgarlas en la red. Que cada un@ saque sus conclusiones.

 

ministro de Justicia, rajoy, gallardon, china, ley, aborto, ley del aborto

Quien sepa chino que coma. ©Virginia Torres

 

En el pueblo con robles tirados en la cuneta, el alcalde ya está de nuevo en los líquidos que le mantienen la sensatez a raya. Le han aparcado de nuevo para si más adelante la gente echa de menos el trinar de los pájaros, quizá, colocar unos altavoces tipo la playa de San Lorenzo, en Gijón, que den la hora mientras suena una coral de ruiseñores enlatados desde Spotify.

Fenómenos paralelos obedeciendo a Leyes Universales que aún no estamos capacitados para entender. Debe ser eso.

 

@virtorresg, Leidy Marquesa de Que le Corten la Cabeza es editora en el Blog de IndieColors entre otras causas nunca perdidas.

Bookmark and Share



One Response to “FLUIR Nº6”

  1. Olga Baudilia Peralta dice:

    Lamento que el video en mi computadora no tenía audio, pero lo fundamental lo entendí.Señores Galardon hay muchos que viven abortando cosas sin ton ni son,Virginia, me gustó como armaste este trabajo con momia, alfalfa china y otra bolivariana, para poder habar con claridad sobre la ley del aborto, que es donde se juega la vida de dos seres de la madre y la del niño por venir, por lo tanto haya que tener claro, que la madre debe decidir y no hay otro poder . Por lo tanto yo ya me subí al tren de la libertad..

Deja un comentario