MIEDO. VIOLENCIA. MANIPULACIÓN


 

LA CULTURA DE LA VULNERABILIDAD

 

¿Quién dijo Miedo? Todo, todo grita miedo. El miedo nos rodea. Miedo a perder lo que tenemos, miedo a no conseguir lo que esperamos, miedo a ver que nos han engañado. Miramos con desconfianza a quien camina a nuestro lado y aceptamos barbarismos medievales, conquistas, colonizaciones de cuello blanco mientras nos tumbamos en la playa huyendo a nuestras prisiones, a nuestros espacios personales inseguros y angustiosos.

 

Atención, la percepción requiere particiipación.

La percepción requiere participación. © Antoni Muntadas

a

Rodeados de violencia, crecemos con frases que continuamente nos recuerdan la hostilidad que nos rodea percibiendo el mundo de forma peligrosa. Y no está solo en las noticias, está en las conversaciones de la gente, en lo que se oye a la que se espera el autobús, a la entrada del cine de las películas de violencia feliz.

Erich Frömm en El Miedo a la libertad decía que hemos sido aislados y no solamente en el ámbito social, en lo personal ya no colaboramos, ahora competimos, y es aquí donde aparecen los mecanismos de evasión. Voluntariamente aceptamos lo disparado a nosotros, todo dirigido a la emoción y no a la razón. De esa forma se genera en nosotros una sensación de pequeñez e impotencia que mata nuestra capacidad critica. Pensamos que lo que hacemos, lo que decimos es lo que pensamos, pero en realidad los intereses que nos mueven tienen fines ajenos a nuestra persona. Vivimos en una sociedad alienada, donde nos alimentamos de la mugre conveniente para seguir creando pobreza y desigualdad.

¿El grado de miedo que le tenemos al mundo tiene una causa? ¿Tiene el miedo colectivo una causa real?

¿Cabe pensar que vivimos un mundo globalizado que supera nuestra capacidad de absorción y racionalización? ¿Nos hemos puesto en el plato mucho más de lo que podemos comer?

a

imagen-el-miedo-es-el-mensaje-OPT

El miedo es el mensaje. ©Enrique Gil Calvo

a

El profesor Roberto Luciano Barbeito en la crítica al libro «El miedo es el mensaje» de Enrique Gil Calvo escribe: » Mientras que para la sociología del riesgo la inseguridad es consecuencia ineluctable del proceso de modernización, y muy particularmente del desarrollo de la ciencia y la tecnología; para los teóricos de la globalización el culpable del miedo y del malestar no es otro que el capitalismo tecnológico-financiero.(… ). La hipótesis propuesta por Gil Calvo señala también a la globalización como la causante última y decisiva, directa e indirectamente, del miedo o malestar colectivo. En la sociedad global, lo peculiar de los medios y de los climas de opinión (que conforman, en definitiva, la opinión pública) es que no sólo transmiten los riesgos reales, sino que también los amplifican, los transforman e, incluso, crean sus propios riesgos.

De ahí que el trágico destino de la opinión pública en la sociedad global sea el de ser mensajera del miedo colectivo, de un miedo que resulta finalmente ingobernable por el propio carácter emergente de los climas de opinión. Trágico, además, porque, tratando de evitar el peligro, alimenta el miedo, y, al alimentar el miedo, alimenta también la sensación de inseguridad que, llegado el caso, puede justificar la limitación consentida de las libertades civiles.»

Os invito a ver el trabajo de George Berbner que tiene ya más de 30 años de antigüedad. “El síndrome del mundo cruel” analiza el subliminal papel de la televisión ideando una sensación de inseguridad en los espectadores y la manipulación de la opinión pública sobre cuestiones políticas y sociales. Es un trabajo excepcionalmente válido en nuestros días.a

El miedo procede de la experiencia personal y social a través de la comunicación, en palabras de Agnes Heller. Bucear en nosotros y descubrir nuestra propia insatisfacción, nuestro miedo, es un primer paso en el camino a la felicidad y la realización personal. Dicen «Apaga la tele, enciende la vida», añado, apaga la tele, sí, la basta, grosera y gritona,  pero también a todo aquel que te venga con desgracias ajenas o desmesuradas, a todo aquel que no hable desde su corazón, a quien venga con expectativas sociales y te recuerde los «tendrías que» y «deberías de».

a

Keep Calm impresiones IndieColors

KEEP CALM AND SAY NO.© IndieColors

a

Al final la gran aventura es el camino hacia la felicidad personal, compartida y recogida por el mundo. Todo lo demás sobra.

Enrique Gil Calvo. El miedo es el mensaje. Riesgo, incertidumbre y medios de comunicación

Antoni Muntadas. Metrópolis. RTVE.

 Erich Fröm. Miedo a la Libertad.

El síndrome del Mundo Cruel. George Gerbner

 

 

Bookmark and Share



2 Responses to “MIEDO. VIOLENCIA. MANIPULACIÓN”

  1. Hola Virginia.
    Muy a cuento tu artículo. Yo la verdad, es que ya estoy asqueado de la ordenación del miedo. Es muy mala cosa. Pero como ser imperfecto que soy, tengo miedo de que la gente no deje de tener miedo 😉 . No, es una broma. Soy imperfecto pero afortunadamente no tengo miedo a nadie y a nada. Y nada es, nada. Intento rodearme de personas bastante centradas en este y otros aspectos, cosa que recomiendo a todo el mundo: no dejarse embaucar y rodearse de lo mejor que cada uno tenga a mano.
    Un saludo.

    • Virginia dice:

      El miedo será la herramienta más usada, quizá comparable a la rueda a la hora de hacer girar el mundo. Solo el amor nos salvará, cantaba alguien. Donde hay amor no hay miedo. El amor es el verdadero opuesto al miedo. Que cada uno lo llame como quiera, el miedo se desvanece cuando se le mira de frente. Para llegar a hablar y a vivir como tú dices, se le ha mirado varias veces. Enhorabuena, la libertad debe ser eso.

Deja un comentario